MEDICINA ESTÉTICA

EXFOLIACIÓN QUÍMICA - PEELING QUÍMICO

 

Es el proceso físico-químico que se produce en la piel al aplicar ciertas productos químicos (Ácido crotónico, Ac. retinoico, fenol, Ac. tricloroacético, Hidroxiácidos, incluyendo el Ac. Glicólico). 

El resultado inmediato es una quemadura química de 1º grado en la mayoría de los casos, y en otros, de 2º grado superficial, lo que quiere decir que puede comprometer solo la epidermis, o llegar hasta la dermis superficial, y el resultado mediato es una exfoliación o peeling. La elección del producto y la profundidad de la aplicación dependen de varios factores, pero principalmente de la gravedad o profundidad de la patología a tratar.

Su finalidad es puramente cosmética, y aunque en algunos casos puede prevenir el envejecimiento, no sustituye al lifting facial. Por el contrario, se complementan y ambos procedimientos se puede realizar simultáneamente.

Indicaciones:
Su principal aplicación está en la eliminación, parcial o total de las arrugas finas en algunas partes del cuerpo, principalmente cara, tórax, manos, brazos y piernas, indiferentemente de su causa, pero tiene una gran utilidad también para tratar las cicatrices de acné, pigmentaciones, pequeños lesiones verrugosas benignas y precancerosas.

La mejor época para realizarse el tratamiento es en Otoño-Invierno.

Complicaciones:
Aunque sean poco probables y de carácter leve, la exfoliación química de la piel no está exenta de complicaciones. Puede presentarse alteraciones en la coloración, por lo general hiperpigmentación, que aunque remite sola, preocupa al paciente durante un par de meses.

Tratamiento:
Dependiendo de cada caso en particular, la patología existente, de la profundidad de las lesiones y del producto elegido, se pueden hacer aplicaciones espaciadas por 1 – 4 semanas.

Se retira el maquillaje, se realiza desengrasado de la piel, y se aplica el producto. Algunos se retiran inmediatamente, otros al cabo de algunos minutos, y en algunos se deja actuar toda la noche. La reacción inmediata puede ser de picor y un ligero enrojecimiento, en los más suaves, hasta ardor y formación de un aspecto “nevado” en los más fuertes, y que al día siguiente puede notarse como verdaderas costras.

Se le indicarán cremas desinflamatorios, hidratantes, lubricantes y protectores solares. Al exfoliarse la piel, la nueva tiene un aspecto más terso y liso, y ligeramente más clara o rosada, pero irá tomando su color natural en el curso de 1 a 3 semanas.