Si antes de realizarte un procedimiento quirúrgico te preguntas ¿Existen riesgos? Seguramente te habrás topado con un sí como respuesta. Y es que todas las operaciones, ya sea una cirugía estética o por salud, comprenden una serie de riesgos, lo que varía entre todas es la gravedad y cantidad de riesgos.

Dependiendo de la complejidad de la cirugía va a ser la magnitud de los riesgos, en algunos casos los riesgos son muy mínimos, como en la Otoplastia, pero no dejan de existir. Quédate y aprende cuáles son esos riesgos.

 

¿Qué es la Otoplastia?

La Otoplastia es una cirugía estética o de corrección que se realiza en las orejas para mejorar su tamaño y/o forma.
Su objetivo generalmente es lograr una mejoría en la estética del oído externo, aunque en algunos casos se realiza para alcanzar la salud auditiva, como por ejemplo, en los casos de personas con microtia (afección en la que las orejas son muy pequeñas o cerradas).

Una cirugía estética muy común

A pesar de lo que se suele pensar, la Otoplastia es muy común en adultos y niños. Siendo utilizada mayormente en niños que al nacer presentan malformaciones en el oído externo que pueden ser corregidas, de hecho, es la cirugía estética más común en infantes.

 

¿Cómo es la intervención?

La operación tiene un tiempo de duración de aproximadamente 2 a 4 horas. Donde, luego de administrar la anestesia adecuada, dependiendo de la edad y peso del paciente, se inicia realizando una incisión en la parte de atrás de la oreja, que permite que los cirujanos lleguen al cartílago, el cual es el que será moldeado para darle la forma adecuada.

 

Riesgos

Una vez que conoces cómo es la intervención, ces necesario destacar que los riesgos son mínimos y comprenden en su mayoría los riesgos comunes en operaciones de rutina. Algunos de éstos son:

- Infección: es bastante común, pero se puede evitar con el correcto uso de las técnicas de higiene y cuidado.
- Deformidad: si se ha colocado una prótesis puede que el cuerpo la rechace y esto cause una deformidad. También dependerá del cirujano y la utilización de la técnica correcta.
- Rechazo de Suturas: puede ocurrir luego de cualquier cirugía y puede ser corregido retirando la sutura rechazada y colocando una de un material diferente.
- Disminución de la audición: es muy poco probable, pero sigue existiendo el riesgo que durante la cirugia se vea afectada la audición.
- Coágulos sanguíneos: también es un riesgo común en todas las operaciones, puede prevenirse con la indicación de anticoagulantes por parte del profesional de salud.

Ahora ya conoces la Otoplastia y sus riesgos, que en general son mínimos.